La receta electrónica de MUFACE ya abarca a todas las CCAA

La receta electrónica de MUFACE ya abarca a todas las CCAA

01/07/2020

Los 342.378 mutualistas de MUFACE de todas las comunidades autónomas que reciben asistencia sanitaria a través del Servicio Público de Salud ya pueden beneficiarse de la prescripción no presencial de sus medicamentos. Tan solo quedan fuera de la medida las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, gestionadas por el INGESA.

Con la incorporación de La Rioja, cuyos 3.196 mutualistas de opción pública ya pueden hacer uso de la receta electrónica, MUFACE ha completado el mapa de asistencia a través de este medio, lo que supone el cumplimiento de las directrices del Acuerdo adoptado  el 15 de noviembre de 2018 por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y la culminación del proyecto estrella del Plan de Impulso 2017-2020 de la Mutualidad.

El esfuerzo realizado por MUFACE, los servicios públicos de salud de todas las comunidades autónomas y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), entre otros, para minimizar en lo posible el impacto de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, ha permitido dar este empuje definitivo a la receta electrónica, garantizando así una mayor seguridad y una mejor trazabilidad de los medicamentos dispensados, evitando, además, desplazamientos innecesarios a un gran número de mutualistas.

Grandes avances en la concertada

Al éxito de la implantación de la receta electrónica pública en todas las comunidades autónomas, le acompañan los grandes avances realizados para la puesta en marcha de la receta electrónica concertada para mutualistas adscritos a las distintas entidades sanitarias incluidas en el Concierto 2020-2021 de MUFACE. 

Tras la puesta en marcha el pasado 4 de mayo de este sistema en Cantabria, del que se han beneficiado más de 15.000 mutualistas, ya se están dando los pasos necesarios para ampliar progresivamente la receta electrónica concertada al resto del país.  Para ello, la Mutualidad cuenta con la colaboración y el buen hacer tanto del CGCOF como de las entidades sanitarias implicadas